VOLVER AL LISTADO

NOVEDADES

07-10-2016

Aquí encontré mi lugar

imprentas en cordoba

Su nombre es Silvia Collino, tiene 43 años y pertenece al grupo de los empleados históricos de Soluciones Gráficas

Trabaja en la empresa hace 16 años e inició sus tareas en la fotocopiadora del Colegio Carbó. Luego fue trasladada a la fotocopiadora del Colegio Deán Funes, posteriormente trabajó en la librería de la Casa Central y allí se encargó del manejo de la caja durante 10 años. “El emprendimiento de fotocopias del Colegio Carbó fue el inicio de este negocio. Por ese entonces, Soluciones  se dedicaba a la atención de centros educativos. Proveía de apuntes, copias y elementos de librería a estudiantes de instituciones primarias, secundarias, terciarias y universitarias. Luego se especializó en el campo de las artes gráficas y amplió su espectro de acción”.

A lo largo del tiempo, Silvia desarrolló diferentes tareas dentro de la firma. Actualmente trabaja como asistente del área comercial y se dedica específicamente al recupero de fondos, una función muy importante.

Durante la entrevista, explicó que en Soluciones Gráficas siempre tuvo la posibilidad de buscar su lugar dentro de la estructura laboral, para sentirse cómoda y aportar lo mejor de sí. “Estoy muy conforme con el puesto definido que hoy ocupo. Considero que he podido profesionalizarme en el desempeño de una tarea específica e intento ser cada vez más eficiente. Yo aquí encontré mi lugar en el mundo”.

Silvia trabaja en la oficina de lunes a viernes y comparte gran parte del día con sus compañeros de área, a quienes califica como excelentes amigos y profesionales. El aspecto que más disfruta de su tarea es comunicar buenas noticias. “Me encanta dar respuestas eficaces e informar noticias positivas”.

Al momento de referirse al futuro de la empresa, auguró un porvenir maravilloso. “Hace 25 años, los dueños de esta firma tuvieron una idea fantástica y trabajaron muchísimo para concretarla. Lograron transformar a Soluciones en uno de los líderes del rubro gráfico y a sus empleados en grandes profesionales que ofrecen servicios de excelencia a los clientes. Y todo comenzó en una fotocopiadora, nunca me olvido de eso”, comentó entre risas.

Silvia finalizó la conversación diciendo: “Mil gracias por darme una profesión. Hoy  cuento con  las herramientas necesarias para realizar un trabajo competente y me siento muy orgullosa por ello. Agradezco infinitamente la oportunidad”.